El miedo emocional en una relación abusiva

En la mayoría de los casos el miedo es racional, pero en otros no pues resulta ser una respuesta condicionada. Mientras se presentan más situaciones generadoras de respuestas relacionadas con el miedo, más intenso será. Llevando esto al terreno de la mujer, cuando ella vive situaciones de vulnerabilidad por estar atrapada en una relación abusiva tiende a expresar con frecuencia estos miedos:

  • A estar sola.
  • A ser culpada por tomar la decisión de separarse de su abusador.
  • A recaer nuevamente con el abusador por su capacidad para intimidarla y manipularla.
  • A ser juzgada por los cercanos que no saben que vive situaciones abusivas en su relación.

¿Cómo llega una mujer a sentir miedo emocional dentro de una relación?

Una mujer que vive dentro de una relación abusiva donde la pareja está constantemente provocando situaciones desagradables que alteran su equilibrio, puede tratar de contrarrestarlas a través de mecanismos de defensa mentales que alteren la realidad o de pensamientos distorsionados, tales como:
Pensamiento dicotómico, conocido como el pensamiento blanco o negro, en donde no ve los grises o los intermedios.

  • Inferencias arbitrarias, cuando hace referencia a la realización de lecturas y predicciones falsas, siente que será juzgada si decide salir de la relación abusiva.
  • Sobregeneralización, es la atribución de que toda posibilidad de salir sería un acontecimiento catastrófico. Este pensamiento lleva a la parálisis emocional.
  • Asumir las etiquetas que el abusador impuso. Creerse que se es «débil», «incapaz», «sin talento» o «sin oportunidad».
  • Minimizaciones, cuando se justifica los eventos abusivos y minimiza los defectos del abusador.

¿Qué hacer para evitar caer en el miedo emocional?

Una herramienta necesaria para desarrollar habilidades para afrontar el miedo es llenarse con recursos de autorregulación. Es recomendable:

  • Legitimar la emoción.
  • Aprender a expresar lo que se siente.
  • Aprender a comunicarse asertivamente.
  • Capacidad para autogestionarse positivamente.
  • Prestar atención a lo que siente y lo que produce con esto.
  • Revisar las lista de los miedos.
  • Reconocer que el miedo es natural y hasta oportuno, pero el miedo emocional no.
  • Experimentar cambios que hagan sentir segura y no intranquila.
  • Utilizar enunciados positivos que brinden la oportunidad de buscar zonas confiadas.
  • Buscar acompañamiento profesional en caso de no salir por tus propios recursos.

Si piensas que no puedes salir de este proceso emocional y te sientes paralizada,
recuerda que puedes contactar centros de atención y apoyo psicológico.

Notas de prensa