• Guías y artículos

    Guías y artículos

Ellos también sufren violencia

Ellos también sufren violencia

Se define como violencia el ejercicio de la fuerza verbal o física sobre otra persona, teniendo como resultado la producción de un daño de manera voluntaria o accidental.

Solemos abordar este tema como una problemática de la cual solamente es víctima la mujer, aunque si bien es cierto que en la mayoría de los casos resultan ser estas las más afectadas, no es menos cierto que los hombres también se ven afectados, aunque en menor medida, lo cual contribuye a que tengamos un menor conocimiento sobre estos casos, ya que los medios de difusión tanto radiales como televisivos hacen eco de lo que afecta e impacta socialmente a la mayoría e indiscutiblemente en este caso las más afectadas resultan ser las mujeres.

Es importante destacar que la violencia es ejercida también hacia los hombres y que lamentablemente por diversas razones no se dan a conocer estos casos, entre las cuales podríamos citar: la vergüenza por parte de estos de reconocer que se es víctima de esta situación, ser considerados débiles, temor a ser juzgados por los demás hombres o sufrir de burlas a cargo de las autoridades públicas responsables de estos casos.

Por otra parte, lamentablemente hemos asociado la figura masculina como la única que puede ser capaz de infligir daño y hemos justificado o minimizado el daño cuando las victimas resultan ser ellos, esto va muy asociado a la falsa creencia de que estos tienen mayor fuerza física y por ende no es posible ser maltratados o que si esto llega a ocurrir es porque les gusta, son masoquistas o pocos hombres por dejarse maltratar de una mujer.

La violencia no tiene un solo rostro, para que exista la misma deben estar presentes dos elementos victimario/a y víctima, lo cual puede ser hombre o mujer y no dejar de ser menos grave e importante dependiendo de quien resulte afectado.

En este sentido, es importante mencionar las múltiples consecuencias que puede presentar una persona que es víctima de violencia, entre las cuales se encuentran: baja autoestima, depresión, ansiedad, problemas de salud, disfunciones sexuales, daños cognitivos, entre otras.

El abordaje de esta problemática implica en la mayoría de los casos de un acompañamiento terapéutico, ya que por sí solos/as las víctimas no suelen salir de la situación, muchas veces la normalizan, entienden que no tienen salida y lo más importante no cuentan con una red de apoyo lo cual es de suma importancia.

La terapia resulta de gran ayuda para la persona que se encuentre viviendo esta situación, ya que no solo puede funcionar como acompañamiento, sino también proveer de herramientas para el manejo de las diversas consecuencias que puede acarrear la situacion.

Autor:

Licda. Margaret Almánzar

Licda. Margaret Almánzar

  • Psicóloga Clínica
  • Terapeuta Familiar, Sexual y de Pareja

Compartir: