• Guías y artículos

    Guías y artículos

¿Qué hay detrás de los niños que ejercen Bullying?

¿Qué hay detrás de los niños que ejercen Bullying?

Nos referimos al término “bullying” ante el maltrato físico, verbal o psicológico que recibe un niño de forma repetida por uno o varios individuos. Dentro del ámbito escolar es muy frecuente distinguir al niño o niña líder, que busca estar al mando de su grupo y que constantemente intimida o se burla de sus compañeros.

Los niños con esta característica usualmente muestran poca empatía ante los demás, agreden, gritan, ridiculizan y se refieren a otros de manera despectiva; y todo esto solo deja en evidencia que son niños agresivos que no saben manejar sus emociones. Sin embargo, a través de estas acciones, un niño agresivo solo está pidiendo ayuda.

Ahora bien, la conducta agresiva no es un aspecto con el que se nace; esta responde a patrones aprendidos en el núcleo en el que se desenvuelve un individuo durante los primeros años de su vida. En el caso de los niños, copian esta modalidad para “sobrevivir” en su entorno. Es por ello que el bullying lo utilizan como un medio para dejar salir su enojo, angustia o inseguridades, además de ser, probablemente, la única forma que conozcan para interactuar.

Un niño “bully” o agresor es el resultado de las interacciones que presencia entre/con cada uno de sus familiares y también de lo que aprende por exposición a contenido violento (televisión, videojuegos, internet). Cuando estas interacciones se tornan violentas y se normalizan en su vida, los niños desarrollan una incapacidad de manejar sus emociones que, de no controlarse a tiempo, les dificultará sus relaciones interpersonales en cada etapa de su vida, no solamente en su niñez, sino también en su adolescencia y posterior adultez, llevando la misma dinámica a su relación de pareja, pues muy probablemente escojan una víctima que se deje maltratar.

¿Qué hacer si su hij@ hace Bullying?

  • Detectarlo y reconocerlo. En primer lugar, se debe analizar la conducta del niño, revisar si hay indicios de agresividad o intimidación para con sus compañeras.
  • Indagar posibles causas de su comportamiento. Si es posible, intentar hilar tiempo/acontecimientos para ver si existe un hecho en específico que pudiera estar desencadenando en la agresión. Un primer paso pudiera ser reflexionar sobre su dinámica familiar.
  • No restar importancia a los comentarios realizados por los maestros/directores. Convertirlos en aliados para corregir conductas inadecuadas en su hijo o hija; de esta manera se trabaja en conjunto y el niño recibe el mismo mensaje en la escuela y en la casa.
  • Enfrentar la situación con él/ella mediante el diálogo. Esto con el propósito de juntos buscar posibles soluciones para corregir el daño e igualmente para establecer claramente las consecuencias a afrontar.
  • Consultar un especialista. El profesional pudiera ser de gran ayuda para indagar las causas de la agresión. Igualmente, servirá para dotarlo de herramientas y ofrecerle un mejor manejo de sí mismo y de sus emociones. Con respecto a los padres, los encaminaría a poner límites claros y a ser más consistentes en la crianza de sus hijos.

Autor:

Licda. Carla María Vásquez

Licda. Carla María Vásquez

  • Psicóloga Clínica
  • Especialista en Terapia Familiar y de Pareja
  • Educadora de Disciplina Positiva para padres

Compartir: