Pautas para ayudar a los niños en el manejo del estrés durante el tiempo de cuarentena por el COVID-19

A propósito de la pandemia y los ajustes que se están haciendo en los hogares con los hijos, queremos presentar una reflexión que permita analizar la situación de los niños en los hogares.

Los niños son como un árbol, necesitan condiciones para crecer y desarrollarse; los padres juegan un papel crucial para garantizar este desarrollo. El estrés que manejan los adultos puede llegar a hacer que los niños aprendan a estresarse también, y como su capacidad para afrontar los problemas es más limitado, la crisis del COVID-19 puede ser vista como un caos para su cerebro.

Los hijos necesitan responder al estrés de la forma menos dañina posible. Por lo regular, la preocupación, los enfados, incertidumbre, el miedo son parte de las representaciones para responder ante el estrés. Los padres deben informar a los niños lo que sucede y por qué no están saliendo, ni recibiendo las visitas. Se deben mostrar comprensivos ante las necesidades y sus reacciones. Es importante que se les pueda escuchar qué les preocupa, brindarles amor y atención.

Los niños precisan tranquilidad, es parte del secreto para el manejo emocional saludable. El trabajo llevado al hogar, sumadas a las responsabilidades propias de la casa, puede llegar a causar niveles de estrés elevados a los padres. Estos son momentos difíciles y los hijos están como observadores, ellos necesitan que les ayuden a organizarse en el hogar.

En la medida de lo posible, planifique actividades lúdicas, académicas, espirituales y de interacción social con los familiares por las plataformas digitales para ayudar a los hijos en su desarrollo. La planificación puede ser un gran aliado. “En tiempos de COVID-19, una convivencia saludable puede ser la gran diferencia”.

Ivonne Guzmán
Psicóloga clínica y terapeuta familiar

Notas de prensa