¿Por qué insisto en quedarme en la relación?

Me pregunto ante un vínculo disfuncional, insano o tóxico, qué moviliza a sus miembros a querer permanecer en el mismo, a lo cual he podido encontrar varias respuestas, entre las cuales están: temor a quedarse solos, miedo a afrontar las consecuencias de la ruptura, no querer crear nuevos vínculos relacionales, pero sobretodo, ver perdido todo aquello que se ha invertido, y no me refiero a lo económico, sino aquella inversión emocional que hacemos cuando nos involucramos con alguien más.

La realidad es que nadie que tiene una relación significativa quiere perderla, por el contrario, le gustaría poder sobreponerla a las adversidades y hacer que perdure a través del tiempo, pero muchas veces esto no es posible y es ahí cuando veo que muchas personas no saben cortar o no pueden decir adiós, permaneciendo en relaciones cuyo costo emocional es más alto que el beneficio de permanecer en la misma.

Tomar la decisión de terminar una relación no es fácil y a diferencia de lo que se cree no es más simple para quien decidió dar el primer paso, aunque muchas veces es lo saludable cuando la relación dejó de ser sana para él o ella.

Lo cierto es que las rupturas implican un proceso de duelo que trae consigo dolor, tristeza, ansiedad, incertidumbre, desesperanza, agotamiento, pero sobretodo nuevos comienzos, que muchas veces no queremos asumir por temor a los cambios y más aún cuando nos sentíamos seguros donde estábamos.

Es importante y sobretodo saludable reconocer cuándo necesitas ayuda para tomar la decisión de terminar una relación. En este sentido, contar con un buen acompañamiento terapéutico puede proveerte de las herramientas necesarias para
el manejo de la situación.

Notas de prensa