Crianza positiva: una alternativa sana para educar

El castigo físico es un método disciplinario comúnmente utilizado en las familias dominicanas. Según el primer avance de la encuesta de Enhogar del año 2019, el 64% de los niños y niñas son disciplinados de manera violenta en el territorio nacional. Esta práctica, culturalmente aceptada, vulnera los derechos de los niños, las niñas y adolescentes, ya que éstos tienen el derecho de vivir una vida libre de toda forma de malos tratos y violencia que afecte su integridad personal y dignidad humana.

Estudios indican que el castigo físico no educa al niño ni a la niña sobre responsabilidad, auto-control, regulación emocional ni discernir entre el bien o el mal. Más bien aumenta el riesgo de sufrir consecuencias negativas a corto y largo plazo, tales como:

  • Menor desarrollo cognitivo y dificultad en el aprendizaje
  • Problemas de salud mental en la adolescencia y la adultez (depresión, ansiedad, etc.)
  • Menor autocontrol y capacidad de gestionar adecuadamente sus emociones
  • Mayor agresividad
  • Incremento o aparición de comportamientos no deseados
  • Uso de la violencia para solucionar problemas

Estas consecuencias ponen en manifiesto la necesidad de implementar estilos de crianzas que generen bienestar, permitan un adecuado desarrollo y aboguen por el interés superior de los niños, las niñas y adolescentes. La crianza positiva te permitirá lograr estos tres objetivos ya que es la forma de criar con amor, empatía, respeto a través de métodos no violentos; garantizando a su vez la protección, integridad, seguridad y autonomía del niño, la niña o adolescente.

Aquí te compartimos recomendaciones para poner en práctica este tipo de crianza:

  • Recuerda que eres su modelo a seguir
  • Valida sus emociones
  • Elogia y refuerza positivamente la conducta deseada
  • Establece límites claros, tomando en cuenta que deben de ir acorde a la edad de tu hijo o hija
  • Explica de manera calmada y clara las consecuencias de sus acciones
  • Utiliza una comunicación asertiva en el hogar
  • En vez de decirles qué no pueden hacer, indícales con paciencia que esperas de él o ella
  • Evita las críticas, las burlas y la búsqueda de culpables

Esta tarea requiere de tiempo, esfuerzo y paciencia, ya que el proceso de desaprender para aprender es un reto. Reconocer que tomará tiempo es el primer paso. Desde Cultura Ciudadana promocionamos los buenos tratos para tener una sociedad libre de violencia, por eso tenemos a disposición de la ciudadanía la Línea de Atención dónde puedes solicitar orientación de manera gratuita sobre cómo implementar en el hogar este tipo de crianza. Solo tienes que llamar al *321 o escribirnos al WhatsApp 829-470-5021.

Autor: Yasmeen Carolina Guzmán Chomali, Psicóloga Clínica, especialista en protección de la niñez y la adolescencia, sexología y terapia de pareja

Notas de prensa