Los límites: ingrediente especial que toda relación sana de pareja necesita

Muchas personas le tienen miedo y rechazo a los límites ya que se aferran a la errónea idea de que los límites hacen daño y crean un distanciamiento emocional entre los miembros de la pareja, sin saber que sucede todo lo contrario. Un límite es aquella línea invisible que se traza entre el mundo exterior y tú mismo como una estrategia saludable para definir tu interacción con el entorno. En las relaciones de parejas, los límites te ayudarán a comunicarle a esa persona especial cómo esperas y deseas que sea el trato en su dinámica amorosa y cuáles son las consecuencias cuándo estos acuerdos no se cumplen.

Cuando no comunicamos nuestros límites o cuando la otra persona los violenta por desconocimiento, podemos llegar a sentir agobio, resentimiento, ansiedad, incomodidad, injusticia, ira; resultando en un malestar generalizado en la dinámica de pareja. Entonces, ¿qué podemos hacer para minimizar el disgusto en nuestra relación de pareja? Lo primero que hay que hacer es reconocer que tenemos necesidades básicas por satisfacer y que una de éstas es “tener sentido de pertenencia y amor”. Esto se logra teniendo una dinámica saludable de pareja que te haga sentir seguro, validado, escuchado, valorado, respetado como persona.

Lo segundo es identificar cuáles acciones o comportamientos son aceptados y tolerados por ti. El tercer paso será comunicarle a tu pareja de manera respetuosa tu límite y su importancia. Por ejemplo, si para ti el sentirte escuchado implica no usar el celular mientras conversan, entonces le estarías comunicando a tu pareja de manera directa que, durante los momentos de intimidad o cuando estén sosteniendo una conversación, se debe de evitar el uso de cualquier aparto electrónico para que puedas sentir a tu pareja presente.

El cuarto paso es comunicar cuáles son las consecuencias si este límite no se cumple, pudiese ser algo como: “No voy a continuar esta conversación mientras estés usando el celular”. Es de vital importancia que tú también puedas respetar tus propios límites, para que la otra persona note que eres congruente con lo que dices y haces, y reconozca lo importante que es para ti.

Cuando la pareja comunica el límite, es el deber del otro miembro respetarlo y hacer las preguntas pertinentes para clarificar sus dudas. Es importante tener presente que los límites deben de estar en constante evaluación. Al momento de establecer tu límite, evalúa si está funcionando como esperado y si está beneficiando tu relación de pareja y bienestar individual. En caso de que notes que no estás obteniendo los resultados esperados, puedes reflexionar sobre qué pudiese estar haciendo falta para reformular el límite y conversarlo con tu pareja, o bien buscar ayuda de un profesional de la salud mental para que los ayude en este proceso.

Si deseas tener una relación de pareja saludable, dónde abunde el respeto y la empatía, es necesario establecer límites personales claros y sanos. Te permitirá satisfacer tus necesidades e identidad como persona, mientras reconoces al mismo tiempo las necesidades y la identidad de tu pareja. Permitiéndole a ambos miembros de la pareja alcanzar un mayor bienestar.

Puedes solicitar nuestros servicios de asistencia psicológica para parejas a través de la línea de atención de Cultura Ciudadana llamando al *321 o escribiendo al WhatsApp al 829-470-5021.

Autor: Yasmeen Carolina Guzmán Chomali, Psicóloga Clínica, especialista en protección de la niñez y la adolescencia, sexología y terapia de pareja

Notas de prensa